"Hay que hacer las cosas ordinarias, con un amor extraordinario."
Madre Teresa de Calcuta.
Iniciar sesión | ¿Eres nuevo aquí? Regístrate
CRUELDAD CON LOS ANIMALES
Valoración de los usuarios: / 1
PobreEl mejor 

Los animales destinados al consumo humano viven vidas miserables en las que no se respetan sus necesidades más básicas ni sus derechos como seres vivos. Sufren mutilaciones, deprivaciones, y malos tratos en medio de condiciones deplorables de hacinamiento total para obtener de ellos el máximo rendimiento posible.
Cuando el maltrato, la ansiedad, la tensión y la crueldad involucradas en su transporte a los mataderos los convierte en animales inválidos, son arrastrados hacia el matadero o simplemente abandonados en pilas vivientes hasta que la muerte llegue a poner fin a sus sufrimientos.
Los animales son comúnmente golpeados con bastones que descargan toques eléctricos de elevado voltaje para forzarlos a moverse.
Las aves son colgadas vivas para proceder a la mutilación de sus picos sin ningún tipo de anestesia. Los pollos, que no servirán para la producción de huevos, son descartados en grandes depósitos metálicos en los que mueren de asfixia al caer uno encima del otro. Vivas, luchando por sus vidas y aún conscientes, las aves son decapitadas en serie.
No hay espacio suficiente en este boletín para mencionar las innumerables torturas y crueldades infligidas a los animales destinados al consumo humano.

Si cada persona tuviera que ir a los mataderos a conseguir su propia carne o si las paredes de los mataderos estuvieran hechas de vidrio, tal vez un gran porcentaje de la población mundial sería eminentemente vegetariana/vegana.
Muchas personas no quieren creer o no quieren enfrentar la realidad de los mataderos y prefieren seguir viviendo en una ignorancia que los convierte en cómplices de una de las torturas organizadas más crueles del mundo.
En los supermercados, con el propósito de distraer la atención del público, la carne se vende en convenientes paquetes plastificados que no guardan ya ninguna relación con un animal vivo, sufriente y capaz de sentir dolor.
Por otro lado, es moralmente irresponsable tratar de justificar el consumo de carne con el pretexto que los animales fueron sacrificados humanamente ya que es imposible matar de una manera humanitaria a grandes cantidades de animales.