La más terrible pobreza es la soledad y el sentimiento de no ser amado.
Iniciar sesión | ¿Eres nuevo aquí? Regístrate
El preso
Valoración de los usuarios: / 1
PobreEl mejor 

Este es el caso de un preso muy curioso. Era un hombre que había sido encerrado en el calabozo de un pueblo. Un ventanuco enrejado daba al exterior. Todos los días el preso se asomaba al ventanuco y comenzaba a reírse de las gentes que veía en la plaza del pueblo. Extrañado, el guardián preguntó al preso:

-¿Puedes decirme de qué te ríes?

Y el preso contestó:

-¿Cómo de qué me río? De todos ésos. ¿No ves que están presos detrás de estas rejas?

El hombre común, en su estado de semidesarrollo y esclavitud, puede llegar a ser tan necio y autoengañado como ese preso, arrojándose una libertad y una armonía de las que carece e incluso pudiendo subestimar a aquellos mucho más evolucionados que él mismo.