Mientras vives, aprende cada día algo de los misterios del Amor y la devoción. Eso te beneficiará siempre.
Iniciar sesión | ¿Eres nuevo aquí? Regístrate
El extranjero
Valoración de los usuarios: / 2
PobreEl mejor 


Domingo:  
Los años pasan y mi búsqueda es aún como cuando tenía 12, 18 ó 25 años... es decir... infructuosa... El tiempo pasa y nuestro magnífico conocimiento no puede contestarnos nada... Como dice Sábato: "¿Para qué sirve todo ese aparato de dominio del mundo si no sirve para resolver nuestra angustia ante los eternos enigmas de la vida y de la muerte?...  ¿Tiene algún sentido la vida? ¿Qué significa la muerte? ¿Somos alma eterna o meramente un conglomerado de moléculas de sal y tierra? ¿Hay Dios o no? ¡Estos si que son problemas importantes!"...
La verdad es que nuestra ciencia moderna investiga e ilumina sólo en un grado relativo y no puede darnos ningún conocimiento absoluto... Por eso no es raro que el envanecimiento que la acompañara en sus descubrimientos e invenciones, hace tiempo se haya marchitado, pues esos "descubrimientos" no han hecho más que perjudicar el equilibrio de la naturaleza, nuestro hogar, la Tierra... ¡Y nosotros confiando que la ciencia iba a resolver todos los problemas del cielo y de la tierra!... Pero así como la ciencia occidental ha fracasado, también la religión occidental fracasó hace mucho tiempo...  Cuando Nietsche proclamó desafiante: "¡Dios ha muerto!" y ningún presunto líder religioso logró derrotarlo...
Es indudable que nuestro siglo ha alcanzado un punto tal del cual ya es imposible retroceder...  La literatura y la filosofía son completamente pesimistas en cuanto al futuro de la humanidad... En un mundo tal... ¿a qué o a quién debemos recurrir para encontrar la luz y la paz?... Y si nuestra ciencia moderna no puede darnos las respuestas a este extraño modo de vivir que nos aqueja... ¿qué de menos he de poder yo, un pobre diablo, loco, alucinado al que poco a poco se le van agotando todas las ilusiones que un día formó como un gran edificio que quería llegar hasta el cielo?... ¡Yo pensé que podría encontrar la Verdad Absoluta! ¡La Gran Verdad Absoluta!... ¡Yo pensé que un día iba a solucionar todos los problemas de este mundo!... ¡Que soñador de pacotilla! Estudié tanto mi envidiable carrera para encontrarme alguna vez en armonía con este mundo y mis semejantes, pero al final no pasó nada...  El tiempo pasó y no pasó nada...  nada de nada...

Martes:
Tengo una familia encantadora, esta hermosa casa, esta envidiable profesión...Pero mi felicidad no está en hundirme en ese sofisticado sillón para contemplar las estrellas de ese diabólico tótem moderno llamado televisión. No. Mi felicidad tampoco está en comer las delicias del caviar en el restaurante más fino de la capital del mundo. No. Y podría seguir enumerando y probando hasta la saciedad... Pero y, ¿después qué?...  Seguirán atormentándome las preguntas de siempre... ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Cuál es nuestro verdadero objetivo en la vida?... "¿De qué nos sirve tener un hermoso compartimiento con aire acondicionado y todo, si al final el tren no se moverá a su destino?" ¡No soy feliz!... ¡No soy feliz! ¡Ya no soy feliz!  

Miércoles:
Yo no se porque no puedo comprender que la vida es así... que uno simplemente debería resignarse... Sin embargo, siento que el hombre se consagra demasiado a lo que ya está destinado a perder y cierra su vida con un prolongado dolor... y no creo que eso se pueda aceptar como algo natural; al contrario, el dolor es el aviso de la misma naturaleza de que algo anda mal... ¡Es por el dolor que anhelamos la Verdad! Por el sufrimiento, por la percepción de lo pasajero de este mundo, por la continua dualidad de la alegría y el dolor, de la ganancia y la pérdida, del éxito y el fracaso, todo eso que nos cansa y nos frustra... Pero los hombres no quieren hablar de estos temas, porque dicen que después de todo, aquellos que un día logran conocer la verdad -si es que lo logran- también envejecen y mueren igual que los demás... Entonces... ¿Qué va a pasar conmigo? ¿Qué debo hacer de mi vida? ¡Yo sólo quiero desentrañar el misterio de la Gran Verdad que se encuentra dentro de mi Ser que se debate entre la vida y la muerte!, ante este mundo y este universo que me tiene perplejo y desamparado como un extranjero solitario...  a la intemperie...  sin tierra...  ni hogar...

Viernes:
Hoy encontré esta nota: "Es muy difícil no caer en la desesperanza pura si a este existencialismo le quitáramos la creencia en Dios, pues quedamos abandonados en un punto sin sentido que termina en una muerte definitiva...  Pero hay quienes se salvan de la desesperación total porque creen finalmente en Dios. También se salvan aquellos muchos enérgicos ateos o aquellos que tienen a Dios como enemigo, ya que para que exista como enemigo tiene en primer término que existir"...
Si, yo debo creer que Dios existe, debo creer en Él... de lo contrario estoy perdido...                                                   

Jay Radhe Radhe!!!