Habla siempre de salud, de progreso y de victoria. Repite: "la fuerza de Dios habita en mí"
Iniciar sesión | ¿Eres nuevo aquí? Regístrate
El faro y el mar
Valoración de los usuarios: / 1
PobreEl mejor 


Hoy al terminar la clase, vino a mi memoria
Aquella niña de la escuela
Quien con su mirar inquieto y sombrío
Se perdía a través de la ventana escudriñando
Los misterios más profundos del Mar...
Pero, ¿por qué me atrae tanto?
Me preguntaba una y otra vez
Sin escuchar los llamados impacientes de la profesora
Que me instaban a poner en ella más atención.

Así también fue en la facultad
Cuando apenas yo podía ver las decenas de líneas
Y áridas fórmulas en ese nublado pizarrón
Porque sólo quería atender las preguntas frecuentes
Que quemaban dolorosamente mi corazón...
Pero, ¿qué hago yo aquí?
¿Qué estoy haciendo? ¿Qué objetivo tengo?
Y mi mirada se perdía de nuevo en esa ventana
Buscando la Luz de aquel enorme Faro
Que majestuosamente se levantaba iluminando
Hasta la Orilla Sagrada del otro lado del Mar.

Hoy al terminar la clase pensé en aquellos
"filósofos de café" que quisieron distraerme
de la Meditación Esencial. Pensé en los tantos
Años de búsqueda y amoroso encuentro.
Recordé las bellas melodías y los poemas místicos del Alma
Del por fin soñado Poeta Trascendental...
¡Todo eso vino a mi memoria!
Porque hoy durante la clase mi Gurudev dijo:
"Una persona inteligente ¡Nunca! va a dejar a los devotos
¡Dejar a los devotos es como dejar el barco y tirarse
a las funestas aguas del gran océano de Kali!"

¡Ese fue el instante perfecto de la más sublime inspiración!
Cuando vi por fin resplandecer en la sabiduría de mi Guru
La Luz de aquel enorme Faro que magnífico
Se yergue entre las olas para guiar a esos osados viajeros
que se atreven a cruzar este océano espantoso de la Muerte
Para llegar Rendidos al otro lado del Mar,
A la Orilla Sagrada, a la Eterna Morada
Del Dulce Absoluto, nuestro Supremo Bien Amado.

A Srila Atulananda Acharya en el auspicioso día de su advenimiento.
Gange en el Mataji Ashram de Stgo. de Chile